lunes, 17 de agosto de 2009

Quilmes-Argentino de Quilmes, un clásico que se quedó en el tiempo

La programación, aunque suspendida, de un enfrentamiento entre Quilmes y Argentino de Quilmes (aunque sea con equipos alternativos) y el primer aniversario de este blog sirve como excusa para escribir sobre este apasionante duelo, que es el derby más añejo del área metropolitana bonaerense (conformado por la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano).

Se trata de un partido que lamentablemente se ha quedado en el tiempo (término utilizado en una nota publicada en el diario El Sol, el 25 de mayo de 2006, cuando se cumplieron 100 años del primer partido oficial entre ambos equipos), ya que sin discusiones se podría decir que casi tres generaciones no han podido disfrutarlo a pleno, si se tiene en cuenta que los últimos partidos de 1981, hace ya 28 años, fueron un revival de un choque que tuvo su época de oro allá por los años ’50 y con cuatro capítulos sueltos en 1964 y 1965.

Como los autos circulando sobre Rivadavia (entre Yrigoyen y Mitre, claro); Mitre doble mano; el viejo estadio de Guido y Sarmiento; las medialunas de Oriente, los boliches Cuernavaca, Summun, Mexx o Electric Circus; Estadio Chico; Supermercados Llaneza; la calesita frente a la estación; el cuartel de los Bomberos sobre Garibaldi, el clásico es sólo un recuerdo (y hasta más lejano que estos simples ejemplos).

Pero la programación del encuentro generó, una vez más, una postura dividida entre los hinchas de Quilmes. Algunos -los más veteranos- reconocen el título de “clásico” para el choque (y hasta mantienen sobre todo mediante sus recuerdos una “pica” importante en contra del conjunto de La Barranca), otros lo reconocen como el clásico histórico, pero le restan importancia al enfrentamiento en sí (algo que provocó la falta de partidos “en serio”, por los puntos) y otros que ya han llegado al punto de desestimar la importancia del partido, que creen que la palabra “clásico” le queda grande al cruce por la diferencia que existe desde hace tiempo entre los dos equipos.

En lo particular, me encuentro en el segundo grupo. Creo que fue un gran clásico y que hoy por hoy no genera mayores expectativas por la falta de partidos por los puntos. Además, el correr de los años castigó más a Argentino de Quilmes que al Cervecero en cuanto al poder de convocatoria (el fútbol en general ha caído mucho, pero hoy sin dudas los parciales del QAC podrían llenar la visitante de Alsina y Cevallos, aunque dudo de que los hinchas del Mate puedan llenar la bandeja inferior del Centenario, con capacidad para unas 5 mil personas). Pero si alguna vez vuelven a cruzarse, se debería hablar del regreso del clásico, por la importancia histórica que tiene este duelo.

Quilmes (que es el club cuyos hinchas más resisten el término de clásico, del otro lado no hay dudas) no tiene ni tuvo jamás un rival que generara lo que generaba Argentino de Quilmes. Nunca ningún otro rival convocó tanto a la gente a la cancha a ver un partido sin importancia (como muchas veces jugaron). Lanús, Banfield, Gimnasia y Esgrima La Plata, Chacarita Juniors, Deportivo Morón, todos estos enfrentamientos con marcada rivalidad no lograron ni de cerca lo que generaba el clásico de la ciudad allá lejos en el tiempo (es más, en 1981 el duelo logró muchísima convocatoria en ambos partidos, sólo comparable a los partidos ante Nueva Chicago, que peleaba la punta del certamen y que ascendió junto a Quilmes a Primera A).

Es más, creo que la falta de este clásico les hizo mal a los dos equipos, pero eso es para otra discusión. Ahora, aprovecharemos para resaltar algunos puntos interesantes de un choque que -más allá la opinión de cada uno- marcó una época en el fútbol de nuestra ciudad.

Convocatoria especial

Una forma de tomar nota de la importancia del clásico quilmeño y de la expectativa que generaba en los hinchas se puede contemplar de dos maneras:
1) Con fotos de los clásicos y de los demás partidos de un campeonato.
2) Comparando datos de venta de entradas o recaudaciones de partidos (lo hice sobre la base de los encuentros que disputó Quilmes, ya que es el equipo en el cual me especializo).

Con la segunda opción, que debería ser más concreta y además es más fácil de conseguir, hice un seguimiento entre 1946 y 1965, período en el cual Quilmes y Argentino de Quilmes se enfrentaron en 24 oportunidades (no compartieron categoría en 1950-51, ni de 1958 a 1963). Ir más atrás en el tiempo hubiese resultado inconveniente porque no hay tantos datos de recaudaciones, mientras que en este lapso de tiempo (con la salvedad que no se contaron las segundas fases de los certámenes de 1948, ni 1964 y que faltan datos de la recaudación de 5 partidos sobre más de 400 disputados por el QAC) el resultado indica que el incremento en recaudación y/o venta de entradas entre un partido “normal” y el clásico alcanza el 192%. Es decir, si en todos los partidos de Quilmes durante casi dos décadas el promedio de boletos vendidos hubiese rondado los 5.000 por partido (una suma interesante para la época), en los clásicos la venta habría alcanzado las 9.600 entradas vendidas.

Y me animaría a decir que por parte de Argentino de Quilmes el porcentaje sería superior, ya que el Mate no peleó tantos campeonatos como el Cervecero y además tiene la hinchada minoritaria en la ciudad, por lo que su cantidad de entradas vendidas (o de datos de recaudaciones) ha sido inferior a la de su eterno rival.

Es más, en 4 de esos 12 años, el clásico fue el partido de mayor recaudación de Quilmes en el año, con especial epicentro en 1953, cuando el derby de Guido y Sarmiento fue el N° 1 en ese rubro del Cervecero y el de Alsina y Cevallos el N° 2 (se recaudaron 37.800 pesos en uno y 30.738 en el otro, mientras que el promedio anual del QAC fue de 11.027,61 pesos). En las otras oportunidades, partidos contra Unión, en Santa Fe (3 veces), o equipos “de paso” en la categoría (Gimnasia y Esgrima La Plata, Ferro Carril Oeste, Atlanta o Platense, estos tres últimos perdieron mucha convocatoria, pero en esos tiempos arrastraban bastante gente) ocuparon el primer puesto y el “colado” fue un Temperley-Quilmes en 1965, donde se vendieron casi 9 mil entradas (convocatoria que superó por poco más de 200 boletos al clásico que tuvo el golazo de Ernesto Lencina, de tiro libre, en La Barranca).

La historia resumida

Total por campeonatos: Se enfrentaron 54 veces. Quilmes ganó 24 y marcó 86 goles. Argentino de Quilmes venció en 18 oportunidades y señaló 71 tantos. Empataron 12 veces.
Quilmes local: Jugaron 26 veces. Quilmes ganó 14 y obtuvo 47 goles. Argentino de Quilmes logró 5 triunfos y 28 tantos. Hubo 7 empates. Aclaración: En 1919 un partido se le dio por ganado a Argentino de Quilmes porque unos días antes el Cervecero había abandonado la Asociación Argentina para pasarse a la Asociación Amateurs. El resultado tomado para este historial es el oficial: Quilmes PP-Argentino de Quilmes GP.
Argentino de Quilmes local: Jugaron 26 veces. Quilmes ganó 10 y obtuvo 39 goles. Argentino de Quilmes logró 11 triunfos y 41 tantos. Hubo 5 empates.
En cancha neutral: Jugaron 2 partidos y ambos los ganó Argentino de Quilmes por 1 a 0.
Copas: Tres veces se vieron las caras por copas oficiales, siempre por la Copa Competencia y en la Primera Ronda. En 1906 Quilmes eliminó a su clásico rival al golearlo por 9 a 1 en Guido y Sarmiento. En tanto que en 1910 igualaron 0-0 en el campo del Cervecero, que igualmente se impuso en la eliminatoria al derrotar al Mate por 3-0 en La Barranca.

Los grandes festejos del QAC: El Cervecero tiene más alegrías que su rival de toda la vida en el clásico y entre los más destacados triunfos están el del primer enfrentamiento, el espectacular 9-1 por la Copa Competencia de 1906 (es la máxima goleada histórica del clásico, durante años erróneamente se computó este encuentro como jugado en La Barranca, pero se disputó en Guido y Sarmiento), el 5-1 de 1953 (máxima victoria en la era profesional del fútbol) y el del 47 que condenó a Argentino de Quilmes al descenso a la tercera categoría. Además, Quilmes acumula 5 partidos sin perder (la última vez fue en 1964) con 4 victorias y un empate.

Los grandes festejos del Mate: El equipo de La Barranca también tuvo lo suyo. Dominó el historial entre 1908 y 1910 y ganó un partido que generó mucha expectativa en 1927 (tras ocho años sin clásicos). Además merece destacarse una igualdad 3-3 en 1956, ya que estaba abajo 0-3. Pero alegría, qué duda cabe, fue la de 1938, cuando derrotó a Quilmes en las dos finales de Segunda y ascendió a Primera División.

Goleadores: A. E. Wells 6 (más otros 3 por copas) para Quilmes y Joviano Escobar 6 para Argentino de Quilmes.

Tres síntesis:

EL PRIMERO
QUILMES A. C. 3, C. A. ARGENTINO DE QUILMES 1.
Jugado el 25/5/1906, Primera Liga.
QUILMES: Carlos Torre; William Leslie y D. Campbell; Juan Rodman, Charles Parr y Tomás Lister; Juan Stanfield, A. E. Wells, Percy Hooton, Spencer Leonard y Juan Murray.
ARG. QUILMES: José López; Alberto García y José M. García; G. Garré, Mariano Castellanos e Isidoro Iriarte; D. Otamendi, F. Aguirre, Adolfo Guarracino, Pablo Carrilero y Manuel Castellanos.
Goles: 4’ A. E. Wells (Q); 17’ Percy Hooton (Q); 60’ D. Campbell -penal- (Q) y 79’ F. Aguirre (AQ).
Incidencia: 26’ José López (AQ) se retiró lesionado; Pablo Carrilero ocupó el arco.
Árbitro: Ernest Cunningham.

EL DÍA DE QUILMES, HACE 99 AÑOS
C. A. ARGENTINO DE QUILMES 3, QUILMES A. C. 2.
Jugado el 14/8/1910, Primera Liga.
ARG. QUILMES: José A. García; R. Dodds y J. Dagnino; Florencio Furst, Hugo Goodfellow y Carlos Isla; E. Viñas, Wilfred Diggs, Joviano Escobar, Manuel Castellanos y J. Méndez.
QUILMES: Carlos Pearson; Harold Lloyd y Aimé Barbieri; William Jones, Henry Cunningham y Percy Golding; Juan Stanfield, Tomás Hughes, Edwin Hood, Werner Baenninger y Rodolfo Labourt.
Goles: 3’ Edwin Hood (Q); 5’ Juan Stanfield (Q); 12’ Wilfred Diggs (AQ); 16’ Henry Cunningham -e/c- (AQ) y 38’ Harold Lloyd -e/c- (AQ).
Incidencia: 55’ Aimé Barbieri (Q) se retiró lesionado.
Árbitro: Armando Bergalli.

EL ÚLTIMO
C. A. ARGENTINO DE QUILMES 1, QUILMES A. C. 1.
Jugado el 16/8/81 por la 26ª fecha del campeonato de Primera B.
ARG. QUILMES: Edgardo Moravec; Daniel Waczynsky, Adalberto Magallán, Néstor Chirdo y Jorge Casanueva (43’ Ángel Benejú); Jorge Brites, Ricardo Zielinski y Miguel Ángel Gutiérrez; Oreste Toledo, Adrián Márquez y Juan Ramón Verón (45’ Claudio Angarola). DT: Oscar Malbernat.
QUILMES: Hugo Tocalli; Ricardo Fertonani, Horacio Milozzi, Alberto Fanesi y Ricardo Lupo (73’ Horacio Salinas); Horacio Bianchini (52’ Oscar Antonio Gissi), Jorge Gáspari y Miguel Batalla; Daniel Pavón, José Luñiz y Hugo Lacava Schell. DT: José Yudica.
Goles: 39’ José Luñiz (Q) y 68’ Claudio Angarola (AQ).
Expulsados: 72’ Néstor Chirdo (AQ); 86’ Jorge Gáspari (Q) y 88’ Ricardo Zielinski (AQ).
Incidencia: 51’ Ángel Benejú (AQ) se retiró lesionado.
En Independiente (local Argentino de Quilmes). Árbitro: Juan Rolando.
Recaudación: 106.339.259 pesos.

Foto 1: El equipo de Quilmes posa en La Barranca, antes de enfrentar al Mate, el 14/8/1910.
Foto 2: Las fotos que publicó El Gráfico previas al gol de Batalla en el último clásico por los puntos que se jugó en la ciudad.
Foto 3: Quilmes arrancó mal en 1957, pero una multitud lo acompañó en el clásico que se jugó en el viejo estadio.
Foto 4: Nella cabecea entre Dellacha y Marcilla (5), en el clásico jugado en Guido y Sarmiento en 1949. Ganó el local 1 a 0 con gol agónico del Loco Santos.
Foto 5: William Jones intenta eludir a Manuel Castellanos, de llamativo sombrero (14/8/1910).

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicitaciones en el aniversario de www.almalosblancos.blogspot.com! Gracias por la pasión, por la historia y por el futbol!
Un abrazo
Mariano Cabano
www.unidosporelmate.com.ar

Anónimo dijo...

Excelente nota y muy buenas fotos.
Felicitaciones! Se nota el cariño que le ponés.
MHV

Fede Wynveldt dijo...

Muy buena nota. Gracias por tanta historia. Yo también estoy en ese segundo grupo de quienes consideran al "mate" como el verdadero clásico, pero que piensa que en la medida en que no haya enfrentamientos hay un vacío generacional tan grande y una diferencia tal que ya, casi puede decirse, ha desaparecido la rivalidad. Es una lástima. Conozco la historia, ya que mi viejo y mis abuelos, todos cerveceros, la vivieron. Ahora me toca vivir en La Plata y soy testigo de lo bien que les hace a los clubes tener un verdadero rival.
Un detalle: en 1910 en AQ jugaban Dodds, Furst, Goodfellow y Diggs. Para los fundamentalistas "criollos": parece que no solo había "johnnies" de nuestro lado... Después de todo, si algo (quizás lo único que) le debemos a los ingleses, es el fútbol.
Saludos!!!

Patricio Raúl Minig dijo...

Fede, metiste un dedito en una llaga con lo de criollos y johnnies y dónde estaba cada uno...

Cuando tenga más pulida la cosa, voy a presentar unas evidencias interesantes sobre cómo en parte se tergiversó el tema de la tan mentada "discriminación"...

Y que la gente saque sus conclusiones.

Paciencia

Pablo Matías Viviani dijo...

Hola Patricio. Me metí de casualidad por tu blog y me pareció fantástico. Yo soy periodista deportivo y siento el fútbol de una manera diferente. Prefiero sumar y no destruir. En cuanto a lo leído, me pareció bárbaro el informe del clásico de la ciudad. A propósito, así como vos compartís tu pasión por Quilmes yo tengo mi corazón en Huracán. Te invito a que pases por mi blog (está en construcción), que es www.enciclopediadehuracan.blogspot.com, para de esta manera poder intercambiar información. Desde ya, un abrazo!

Leo dijo...

Vos dudas que Argentino de Quilmes no podría llenar la cabecera inferior del centenario con capacidad para 5.000 personas, cuando en el último encuentro amistoso (2008),disputado en ese estadio, el Mate llevo casi 2.800, y cuando llenó el estadio Mate con 7.000 persona en Mayo de 2013, la tarde que se consagró campeón y retornó a la C. Imagináte lo que sería esa cabecera si quilmes y el mate volvieran a jugar por los puntos! Chica es poco como quedaría!!!!
El trabajo periodístico realizado es para felicitarte, el comentario desubicado, parcial y fuera de lugar, no te ponen en una situación para nada profesional! Saludos y gracias por permitirme opinar, saludos.

Patricio Raúl Minig dijo...

Leo: Muchas gracias por tu comentario. La nota es de 2009 y se podrían hacer algunas modificaciones con el paso del tiempo (ejemplo: ya conseguí "identificar" a A.E. Wells). Y por ejemplo, lo que citás de 2013 aún no había ocurrido.
¿Si el comentario es desubicado? Bueno, es una apreciación personal tuya y la respeto.
Que es parcial, no cabe duda, como cualquier comentario (también es subjetivo, porque es opinión y no información).
Lo de profesional o no... Es mi blog (o era, ya que hace años que no escribo acá) y nunca cobré un peso por ninguna nota así que... quedate tranquilo, es un comentario amateur.
Un abrazo y gracias por leer.