domingo, 23 de noviembre de 2008

Dedicado al inmortal Negro Villegas

Ayer fue una jornada histórica para el Quilmes Atlético Club. Por un lado porque logró la victoria más contundente ante Ferro como visitante, por 4-0 (la máxima había sido un 4-1 en 1968) y por otro porque ese fue el mejor homenaje posible al Negro Ismael Liborio Villegas, que había fallecido en las primeras horas del día.

Por eso este post, de imprevisto. Para tratar de explicar un poco quién era Villegas.

El Negro nació el 6 de agosto de 1932 en Bigand, Santa Fe, pero vivió casi toda su vida en Venado Tuerto, donde también se lo conocía con el sobrenombre de Pastrana.

Su primer club fue el Jorge Newbery, de Venado Tuerto, donde debutó en la Primera local en 1949. Allí continuó al año siguiente, cuando llamó la atención de los directivos de Newell's, que lo incorporaron a su plantel en 1951 (jugó 4 partidos en Primera A según datos del diccionario ABC de Olé). Tras esa experiencia por el fútbol grande de AFA, volvió a Jorge Newbery en 1952.

En 1953 llegó a "su lugar en el mundo futbolero" (como tantos otros ídolos del QAC, fuera del Cervecero no tuvo tanto reconocimiento). En ese momento Quilmes atravesaba por una importante renovación tras el descenso de 1951 y la mala campaña de 1952. Para el '53 se acordó la incorporación de varias jóvenes promesas de Arsenal de Llavallol (que jugaba en la 4ª categoría, en ese momento llamada 3ª de Ascenso, que luego sería la Primera D... aunque hoy la D es la 5ª categoría, pero esa es otra historia): Atahualpa Colman, Ricardo Monti y tres que se afirmarían en el Cervecero y que luego serían grandes de nuestro fútbol, Humberto Bocha Maschio, Vladislao Cap y Natalio Sivo.

Y también llegó Villegas, que debutó en Quilmes el 19 de abril de ese año, ante Colón, en Santa Fe. Ese día, marcó su primer gol con La Blanquita. Esta es la síntesis de ese partido:

COLÓN (SF) 1, QUILMES 1.
Jugado el 19/4/53 por la 3ª fecha del campeonato de Primera B.
COLÓN: Jacinto Díaz; Alberto Pardini y Arnoldo Robustelli; Román Quevedo, Ricardo Ramírez y Jorge Mansilla; Ricardo Ráccaro, Miguel Angel Sánchez, Orlando Mercado, José Martorelli y Julio Marángelo.
QUILMES: Héctor Giambartolomei; Osvaldo Méndez y Ricardo Freire; Natalio Sivo, Roberto Comaschi y Atahualpa Colman; José Vitaldi, Ismael Villegas, José Santiago, Emilio Carrasco y Ventura Mazariego.
Goles: 2’ Julio Marángelo (C) y 3’ Ismael Villegas (Q).
Arbitro: Godfrey Sunderland.
Recaudación: 21.097 pesos.

Villegas jugó 31 partidos y metió 25 goles en ese campeonato. Quilmes terminó 5º, pero arrancó mal (recién ganó en la 6ª fecha) y en realidad nunca estuvo en la verdadera discusión por el título.

1954 fue el año más flojo de Villegas en el club, ya que sólo pudo jugar 17 partidos. Sin embargo marcó 11 goles y lideró a un equipo del que se esperaba mucho más que el 10º puesto final.

Muchas más expectativa había en 1955 y mucha más desazón al terminar la temporada con un magro 8º puesto para un equipo que contaba con un tridente tremendo conformado por Villegas, una gloria del club como Rubí Cerioni (había vuelto a fines del año anterior) y la ex estrella de Argentino de Quilmes y futuro jugador mundialista en 1958, Ludovico Avio.

Tras ese magro torneo, el Negro se llevó su fútbol a Primera A, a Gimnasia y Esgrima La Plata, donde estuvo entre 1956 y 1958 (jugó 48 partidos y marcó 13 goles, según el ABC de Olé).

Y volvió en el 59 a Quilmes. Ahí sí que tuvo la oportunidad de pelear por el ascenso. El Cervecero, tras dos campeonatos pésimos se había armado bien en 1958. Al año siguiente mantuvo la base y con la llegada de Villegas era uno de los candidatos al ascenso con este equipo: Rubén Levi; Víctor Hugo Doval, Rubén Breccia y Juan Carlos Doval; Abel Pacheco y Roberto Elías; José Molnar, Bernabé Córdoba, Villegas (la mayor parte del año la jugó en este puesto), José Carreño y Héctor Figueroa.

Este conjunto batalló durante todo el año por la vuelta a la A, pero su rendimiento decayó sobre el final, terminó 2º y el único ascenso se lo quedó Chacarita.

Y ahí se terminó la historia de Villegas y Quilmes, con 97 partidos jugados y 55 goles marcados (7 de penal).

En 1960 pasó al Everton, de Chile. Atención: Mucha gente confunde (alguna de manera inexplicable) a José Néstor Villegas -que llegó al QAC en 1960 desde Independiente- con el Negro, pero nada que ver. Son dos jugadores diferentes. Este otro Villegas jugó esa única temporada en Quilmes y luego se fue a Los Andes.

Un año más tarde, Ismael Villegas volvió a nuestro país y en 1961-62 jugó para Sportivo Belgrano, de San Francisco (Córdoba) y en 1963-64 pasó a Talleres (Córdoba), donde disputó sus últimos partidos (en el libro "Azul y Blanco Mi Corazón", de Ignacio Lombán y Juan Manuel Pollini, se puede ver una bonita foto de Villegas y Pelé, antes de un Talleres-Santos).

En fin, cuando uno hace el recorrido histórico-estadístico de la carrera del Negro Villegas por Quilmes siente que falta algo, que no puede ser que con tan poco haya quedado grabado para siempre en la historia del club. Pero así es y eso es justamente lo que lo hizo un prócer del Cervecero.

Sólo estuvo 4 años en el club, sólo peleó un campeonato, no llegó a jugar 100 partidos y así y todo el 90% de las personas que lo vieron jugar lo consideran el mejor futbolista que hayan contemplado con La Blanquita. Evidentemente eso, junto a los relatos que todavía hacen los hinchas sobre las jugadas de lujo que regalaba, sus apiladas antológicas, su pegada prodigiosa, sus 4 goles a Argentino de Quilmes (es el goleador cervecero del clásico en la era profesional) y tantas otras cosas dan un parámetro de que fue un jugador impresionante y que su paso por la institución dejó una huella imborrable.

Por eso el de ayer no fue un día feliz para el fútbol de Quilmes, pero la goleada a Ferro fue la mejor manera de despedirlo como merecía. Porque desde ayer, el Negro Villegas, es inmortal.

5 comentarios:

Ismael dijo...

Estimados Amigos
Les envio un saludo desde Chile agradeciendo vuestras palabras siendo testigo de cuanto amo mi viejo a esta camiseta y que la llevo siempre consigo siendo su mejor recuerdo deportivo
Atentamente
Ismael Villegas Hijo

Patricio Raúl Minig dijo...

Muchas gracias Ismael. Lamentablemente una de mis cuentas pendientes eternas será no haber conocido a su padre. Aún sin haberlo visto jugar, era justo y necesario realizar un humilde homenaje a uno de los más grandes jugadores de la historia del Quilmes Atlético Club.
Me gustaría que me escriba al privado (patriciominig@gmail.com). Fuerte abrazo

andrea villegas dijo...

MUCHAS GRACIAS , POR EL HERMOSO RECUERDO A MI PADRE, LAMENTABLEMENTE SE NOS FUÉ, PERO SEGURAMENTE VA A ESTAR SIEMPRE ALLI EN LA CANCHA DE QUILMES, SOY TAMBIEN TESTIGO DEL GRAN AMOR QUE LE TUVO AL CLUB, ES POR ESTO QUE UNA VEZ LES ESTOY MUY AGRADECIDA POR TAN LINDO HOMENAJE
ANDREA VILLEGAS Hija , Chile

Karlos Aira dijo...

Pato, como siempre, el mejor periodista en todo lo relacionado al Glorioso Quilmes. Mil felicitaciones son pocas. Abrazo enorme!!!

Sos un lujo!

Carlos Aira

Patricio Raúl Minig dijo...

Muchas gracias Andrea, me alegra que le haya gustado la reseña sobre su padre.

Carlos, siempre tan exagerado...